Artículos de Febrero de 2003.

Nº 47 - Almafuerte

28 de Febrero de 2003 ≈ 10:55 | tamaño de texto | versión para imprimir

Pedro Bonifacio Palacios murió el 28 de febrero de 1917. Más conocido por su seudónimo de Almafuerte es, sin dudas, una de las personalidades más interesante y singular de nuestra literatura. Había nacido en un humilde rancho de San Justo, partido de La Matanza, el 13 de mayo de 1854.

De Siete sonetos medicinales
¡Avanti!

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.

Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas,
deglutiendo el rencor de las afrentas
se formaron los santos y las santas.

Obsesión casi asnal, para ser fuerte,
nada más necesita la criatura,
y en cualquier infeliz se me figura
que se rompen las garras de la suerte…

¡Todos los incurables tienen cura
cinco minutos antes de su… [...] Continuar leyendo »

N° 46 - Profetas del socialismo nacional americano

21 de Febrero de 2003 ≈ 17:00 | tamaño de texto | versión para imprimir

Esta semana debería nominarse en virtud de la coincidencia de tres aniversarios relativos a la fundación del socialismo nacional americano.

Hace sesenta y nueve años, la noche del 21 de febrero de 1934, era asesinado el patriota nicaragüense general Augusto Sandino. En su primer manifiesto político llamando en 1927 a la rebelión popular contra la invasión de los marines norteamericanos y el gobierno cipayo apoyado en la Guardia Nacional de Anastasio Somoza iba a decir (como si nos convocara hoy mismo): “Ya en el teatro de los acontecimientos me encontré con que los dirigentes políticos, conservadores y liberales, son una bola de canallas, cobardes y traidores, incapaces de poder dirigir a un pueblo patriota y valeroso [...]. A los nicaragüenses, a los centroamericanos, a la raza indohispana [...] ante la patria… [...] Continuar leyendo »

N° 45 - El Corso Triste de la calle Caracas

16 de Febrero de 2003 ≈ 16:47 | tamaño de texto | versión para imprimir

(Un cuento de Alejandro Dolina)

Según una difundida leyenda, el Carnaval fue alguna vez una fiesta popular, con personas disfrazadas, música, baile, bromas y murgas.

En verdad, cuesta creer semejante cosa. Como quiera que sea, la legendaria gesta ha muerto ya. Sin embargo, como silenciosas habitaciones vacías, han quedado ciertas fechas del almanaque a las que la terquedad general insiste en adjudicar la condición de carnavalesca. Esos días son utilizados no ya para festejar sino más bien para reflexionar y añorar la ausencia de la fiesta. Se trata, según se ve, de un curioso destino: pasar del entusiasmo a la nostalgia, de la pasión a la meditación, de la alegría a la tristeza.

Muchos espíritus taciturnos se solazan con este estado de cosas y afirman que la farra y el desenfreno de otras… [...] Continuar leyendo »

N° 44 - Yo siempre tengo razón

12 de Febrero de 2003 ≈ 16:41 | tamaño de texto | versión para imprimir

Hace cien años nacía Vicente Fatone

El 12 de febrero de 1903 nacía en Buenos Aires el escritor, filósofo y profesor Vicente Fatone, autor de obras como “Introducción al conocimiento de la filosofía de la India”, “Filosofía y poesía”, “El hombre y Dios” e “Introducción al existencialismo”. Fue embajador argentino ante la República de la India. Falleció en Buenos Aires el 11 de diciembre de 1962. Julio Cortázar lo reivindica como el único buen profesor que tuvo durante todos sus años acumulados en el colegio Normal Mariano Acosta, en el Magisterio y en el profesorado en Letras. Paradójicamente Cortázar murió de leucemia un 12 de febrero, en 1984.

“Yo siempre tengo razón”
por Vicente Fatone

“Quien no opina como yo está equivocado”. Este es el convencimiento secreto de todas las personas que discuten. Y… [...] Continuar leyendo »

N° 43 - La Revolución del 4 de febrero de 1905

10 de Febrero de 2003 ≈ 16:35 | tamaño de texto | versión para imprimir

La República oligárquica, liberal y mercantil de principios del siglo XX, después de las dos presidencias fuertes de Julio Argentino Roca, acababa de elegir en habituales elecciones fraudulentas con la abstención de la Unión Cívica, a la fórmula de los doctores Manuel Quintana y José Figueroa Alcorta, como para asegurar el destino colonial que el régimen vigente nos deparaba.

El presidente Quintana era tal vez la encarnación más típica de la oligarquía imperante. De origen mitrista y luego plegado a Carlos Tejedor, este rico abogado de los ferrocarriles ingleses y consultor del Banco de Londres, famoso por sus atildadas levitas –obviamente, también de origen inglés-, aspiraba a ser un verdadero lord británico, en el pleno y total sentido del término. No habían transcurrido cuatro meses desde la asunción del mando por… [...] Continuar leyendo »

Recomendados de febrero