Artículos de Marzo de 2003.

N° 55 - Don Juan Manuel de Rosas

30 de Marzo de 2003 ≈ 21:24 | tamaño de texto | versión para imprimir

El 30 de marzo de 1793, en la casa grande del finado don Clemente López, situada en la acera norte de la calle Santa Lucía [hoy la calle Sarmiento], doña Agustina López de Osornio, esposa del joven militar León Ortiz de Rosas, daba a luz a su primer hijo varón.

El alumbramiento de ese varón, ansiosamente esperado, colmó de gozo al padre, gallardo teniente de la quinta compañía del segundo batallón del regimiento de infantería de Buenos Aires.

La noticia se propagó en el barrio, llevada quizá por el pulpero don Ignacio y el mulato José, el sastre, vecinos de la cuadra. Las negras Feliciana, Damiana, Pascuala, Teodora y demás esclavas, y la india libre Juliana, criadas de la casa, se agolpaban en el vasto patio, impacientes por penetrar en la alcoba… [...] Continuar leyendo »

N° 54 - Una larga y tenebrosa noche

24 de Marzo de 2003 ≈ 21:18 | tamaño de texto | versión para imprimir

En su último número del año 1975 la revista Gente, de Editorial Atlántida, titulaba su nota central: “Nochebuena con Videla en Tucumán”. Era la presentación en sociedad del teniente general Jorge Rafael Videla, jefe del Ejército, quien por esos días daba a conocer el primer bando golpista contra el gobierno de María Estela Martínez de Perón. En aquel mensaje, que iniciaba el estado de deliberación permanente de las tres fuerzas, Videla advertía sobre “la sana rabia del verdadero soldado”.

Por su parte, en enero de 1976 la revista Redacción publicaba un editorial de su director, Hugo Gambini, en el que planteaba la ilegitimidad del gobierno peronista. En la opinión del ex-encumbrado comunicador alfonsinista y actual columnista de Gerardo Sofovich en Polémica en el Bar, el movimiento político creado por Juan Domingo… [...] Continuar leyendo »

N° 53 - Evocación bíblica

20 de Marzo de 2003 ≈ 21:08 | tamaño de texto | versión para imprimir

Por Susana Merino
sue-merino@radar.com.ar

”El que tenga oídos que oiga”

Apocalipsis 13, 9

No son las trompetas del Apocalipsis.
Ni las siete lámparas de fuego.
Ni el león de la tribu de Judá.
Ni la espada flamígera del ángel,
juzgando la impiedad de las naciones.

Es la burda imitación de un dios omnipotente
que amenaza caer como un ladrón,
cegado de ambición y de codicia,
sobre frutos ajenos y ajenas heredades.
Como plaga que siega las fuentes de la vida
y derrama la sangre de todas las tribus,
de todas las lenguas, de todos los pueblos
hermanos, de la tierra.

Jinete rojo de un potro encabritado
cuyo poder agita los rayos de la muerte
sobre un mundo que clama por la paz
y por justicia y no por guerras.

Es quién mata a otros hombres sin combate
por el hambre, la peste y la miseria,
quién sentencia a los niños inocentes
y a los… [...] Continuar leyendo »

N° 52 - Los idus de marzo

15 de Marzo de 2003 ≈ 21:04 | tamaño de texto | versión para imprimir

En el antiguo calendario romano, los idus caían, según el mes, el día 13 o el día 15. Los idus de marzo representaban el día 15 de marzo, pero los idus de julio representaban el día 13 de julio.

Precisamente en los idus de Quintilis del año 101 antes de Cristo, de la gens Iulia, una de las familias romanas más ilustres –que decía descender de Venus y de Eneas, el propio fundador mítico de Roma-, nació Caius Iulius Caesar. Nadie imaginó entonces que terminaría dándole su propio nombre al mes de su nacimiento. De tan noble –aunque económicamente modesta- familia, Cayo Julio recibiría una exquisita urbanitas.

Para cuando César llegó a adolescente, la situación política de Roma era confusa y explosiva. Aquella misma Constitución cuyo maravilloso equilibrio tanto admirara Polibio cincuenta… [...] Continuar leyendo »

N° 51 - El día que invadimos USA

9 de Marzo de 2003 ≈ 20:58 | tamaño de texto | versión para imprimir

[Investigación histórica, gentileza de ARGENPRESS.info]

Antes del amanecer del jueves 9 de marzo de 1916, el general Francisco Villa cruzó la frontera de Estados Unidos al frente de quinientos hombres a caballo. Los revolucionarios atacaron el poblado de Columbus, en Nuevo México, de trescientos cincuenta habitantes y custodiado por tropas del ejército norteamericano. Entraron al galope y a los tiros por Broadway, la calle principal de tierra. Una bala detuvo el reloj del campanario a las 4:11 horas de la mañana.

Después de dos horas de combate huyeron, dejando un saldo de víctimas desfavorable, en que murieron más atacantes (67) que atacados (17).

La operación era una represalia. Poco antes, una pandilla de norteamericanos del lugar había decidido “despiojar” a un grupo de trabajadores mejicanos. Les arrojaron combustible y los quemaron vivos… [...] Continuar leyendo »

Recomendados de abril