Artículos de Diciembre de 2004.

N° 243 - El metal del diablo

21 de Diciembre de 2004 ≈ 15:18 | tamaño de texto | versión para imprimir

El 21 de diciembre de 1942, a las 10 de la mañana, los soldados abrieron fuego contra la multitud con ametralladoras, un mortero de campaña y fusiles. Los 8.000 trabajadores huelguistas de las minas de estaño de Simón Patiño en Catavi, Bolivia, acompañados por sus esposas e hijos, no tenían ningún refugio disponible. El fuego continuó hasta las 3 de la tarde. Nunca se supo cuántos mineros, mujeres y niños murieron ese día. Oficialmente se dijo que hubo 19 muertos y 40 heridos. Sin embargo, un testigo ocular aseguró que más de 40 cadáveres fueron acarreados en camiones. Y un oficial que estuvo en el sitio declaró que por lo menos 400 muertos fueron enterrados precipitadamente ese mismo día en un cementerio cercano, adoptándose precauciones para que no se pudieran… [...] Continuar leyendo »

N° 242 - Bolívar

17 de Diciembre de 2004 ≈ 15:22 | tamaño de texto | versión para imprimir

El 17 diciembre de 1830, en marcha hacia el exilio, perseguido, abatido, abandonado, en bancarrota, “viejo, enfermo, cansado, desengañado, hostigado, calumniado y mal pagado” (como él mismo escribiría días antes), murió el inmenso Libertador Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar [cf. en el artículo Nº 29 en www.agendadereflexion.com.ar una nota biográfica de Simón Bolívar y una serie de citas de su Carta de Jamaica].

Había nacido en Caracas, capital de la Capitanía General de Venezuela, provincia del imperio español, el 24 de julio de 1783. Después recorrió 123.000 kilómetros, más que lo que hicieron Colón y Vasco da Gama juntos. Fue presidente de la República de cinco países americanos. Llevó la antorcha de la libertad a una distancia de 65.000 kilómetros, una vuelta y media a la Tierra. Diez… [...] Continuar leyendo »

Nº 241 - El día del petróleo. YPF y la obra del genio de Enrique Mosconi

13 de Diciembre de 2004 ≈ 8:52 | tamaño de texto | versión para imprimir

A principios del siglo XX, Comodoro Rivadavia, puerto de entrada y salida de los productos de Colonia Sarmiento, un puerto natural de aguas profundas pegado a las playas de Rada Tilly, una antiquísima zona de solaz y descanso veraniego tehuelche hace 9.000 años, recién empezaba a ser un pueblo pequeño, apenas un grupo de casitas, algún almacén de ramos generales y un hotel-fonda para alojamiento de los arriesgados viajantes que se animaban a llegar hasta aquellas lejanas y desoladas zonas del Sur argentino. Pero tenía una dificultad seria: no había agua dulce.

A comienzos de 1907, cuadrillas de obreros, dirigidas por ingenieros, habían comenzado a perforar la tierra en busca del líquido indispensable. Con aparatos adecuados se auscultaba el suelo en procura del más mínimo rumor que pudiera anunciar la presencia… [...] Continuar leyendo »

N° 240 - La Inmaculada Concepción

8 de Diciembre de 2004 ≈ 15:25 | tamaño de texto | versión para imprimir

En 1958, en una pequeña gruta en el pueblito de Lourdes, en Francia, la Virgen María se le apareció a una niña diciéndole: “Yo soy la Inmaculada Concepción”, aludiendo a que fue preservada del pecado desde el primer instante de su existencia humana. Esta devoción popular se remonta en realidad a los orígenes mismos del cristianismo, aunque su fiesta data del siglo VII en Oriente, en Irlanda desde el siglo IX y en Inglaterra y en España desde el siglo XI. Ya vimos hasta qué punto las pinturas de Bartolomé Murillo influenciaron al pueblo ibérico en ese sentido [cf. la Agenda de Reflexión Nº 27 en www.agendadereflexion.com.ar].
Lo cierto es que hace exactamente 150 años, el 8 de diciembre de 1854, a través de la Bula Ineffabilis Deus, el papa Pío… [...] Continuar leyendo »

N° 239 - Día del médico

3 de Diciembre de 2004 ≈ 15:28 | tamaño de texto | versión para imprimir

Perdón, doctor

Letra y música de Horacio Guarany

Doctor…,
yo sólo soy un niño pobre;
doctor…,
si usted llegara a comprenderme,
mi madre enferma no puede entenderme
que usted debe cobrar para curarla.

Le traigo
mis dos gatitos y mi perro,
mi trompo, mi barrilete y el sombrero
aquel que al morir dejara mi padre
y yo lo guardo como un gran recuerdo.

Doctor…,
apúrese que está muy mala;
doctor…,
perdóneme que sea tan pobre.

Si sana,
ella vendrá a pagarle todo:
cocina, lava, sacude y hace mantas,
también sabe ordeñar y atar los bueyes,
plantar, sembrar y arar, ¡pero es muy pobre!

Doctor…,
estoy muy solo allá en las casas;
doctor..,
¡perdóneme que sea tan pobre!

Recitado:

No se aflija, doctor,
yo lo comprendo,
apenas soy un niño y me doy cuenta
usted no puede ir, pues la tormenta
amenaza anegar todo el camino.
¡Algún día! ¡Algún día vendrá algún argentino
que lleve un médico a mi casa!

Si sana…

Heráclito Catalín Rodríguez Rodríguez… [...] Continuar leyendo »

Recomendados de febrero