Artículos de Mayo de 2008.

Nº 444 – El 25 de mayo de 1810

23 de Mayo de 2008 ≈ 9:03 | tamaño de texto | versión para imprimir

Por Julio Colotti

Exordio

Hay una horma prescripta para pensar al proceso de independencia americana a la que la mayoría de los historiadores se ciñen, y es la de considerar la influencias de causas o ideas externas, europeas o norteamericanas y causas o ideas locales. Esta visión refiere a las ideas del iluminismo y del liberalismo, el libre comercio, la competencia, el individualismo, que según este enfoque se manifiestan en la Revolución Francesa, en la independencia norteamericana y son propagados por las conquistas Napoleónicas y por la necesidad de expansión del comercio inglés.

Estas ideas liberales nacen en las potencias dominantes de esa época, Francia e Inglaterra y dentro de esos países en los sectores que componen la nueva estructura de poder de la sociedad. Conjunto de ideas o ideología que germina como… [...] Continuar leyendo »

Nº 443 - Tuyutí (24 de mayo de 1866)

22 de Mayo de 2008 ≈ 13:52 | tamaño de texto | versión para imprimir

Por José María (Pepe) Rosa

En las pantanosas márgenes de la orilla paraguaya del Paraná emerge el campo de Tuyutí a la manera de una isla entre un mar de esteros y pantanos. Solano López, al concentrar sus fuerzas al norte -en Paso Pucú- se lo brindaba a Mitre, porque su plan estaba en encerrar allí a los ejércitos aliados para vencerlos en una batalla definitiva.
Grave error, pues teniendo frente suyo a un general como Mitre, no debió emplearse en una sola batalla, siempre aleatoria, sino desgastar al adversario en una lucha larga. Pero Solano López aún no sabía quién era Mitre.

Su plan consistía en encerrar a los aliados en la ratonera de Tuyutí y batirlos por los cuatro puntos cardinales. El teniente coronel José Eduvigis Díaz (futuro general y héroe… [...] Continuar leyendo »

Nº 442 - Miseria [Un cuento de Ricardo Güiraldes]

16 de Mayo de 2008 ≈ 3:48 | tamaño de texto | versión para imprimir

[Relata don Segundo Sombra, personaje principal del libro que lleva su nombre]

Esto era en tiempo de Nuestro Señor Jesucristo y sus Apóstoles.

Nuestro Señor, que según dicen jue el creador de la bondá, sabía andar de pueblo en pueblo y de rancho en rancho, por Tierra Santa, enseñando el Evangelio y curando con palabras. En estos viajes, lo llevaba de asistente a San Pedro, al que lo quería mucho, por creyente y servicial.

Cuentan que en uno de esos viajes, que por demás veces eran duros como los del resero, como jueran por llegar a un pueblo, a la mula en que iba Nuestro Señor se le perdió una herradura y dentró a manquiar.

- Fijate - le dijo Nuestro Señor a San Pedro - si no ves una herrería, que ya estamos… [...] Continuar leyendo »

Nº 441 - Diálogo perdido (entre Don Quijote y Sancho)

12 de Mayo de 2008 ≈ 9:19 | tamaño de texto | versión para imprimir

—Todos andan buscando, Sancho, una paloma por el mundo y nadie la encuentra.

—Pero ¿qué paloma es la que buscan?

—Es una paloma blanca que lleva en el pico
el último rayo amoroso de luz
que queda ya sobre la tierra.

—Como la golondrina de Tristán.

—Eso, como la golondrina de Tristán. Bien te acuerdas Sancho.

Aquel cabello dorado de Isolda
que dejó caer la golondrina sobre el hombro cansado del Rey
era el rayo de amor que andaba buscando el hombre sobre la tierra

Pero no es esto…

Hay otra definición;
te lo explicaré mejor:
esa paloma que andan buscando
es aquella que una vez se le posó en la cabeza
a un pobre Nazareno en el Jordán;
aquello sí fue un buen juego de prestidigitación:

un hombre sencillo entra a bañarse en el Jordán,
se le posa una paloma blanca sobre la cabeza
y sale de las… [...] Continuar leyendo »

Nº 440 - La culpa la tiene el peronismo

7 de Mayo de 2008 ≈ 18:40 | tamaño de texto | versión para imprimir

Por Jorge Abelardo Ramos

Calzaba alpargatas al llegar a la Capital y en su mano apretaba un monedero de hule. Su cara estaba lavada con jabón amarillo y las crenchas peinadas hacia abajo, marcando el pómulo reminiscente. Enseguida se conchababa “con cama adentro”. Y la patrona dominaba su vida por completo. Fregaba, cocinaba, lavaba los platos, cosía, lavaba y planchaba, colocaba y descolocaba las cortinas, limpiaba los caireles uno a uno, mientras el hijo varón de la patrona la miraba golosamente desde abajo. Si no le hacían un
hijo (que, en ese caso, era enviado enseguida a su pueblo para que lo criara la madre) al llegar el domingo, después del medio día, la patrona -ese gran ojo que la miraba sin cesar- le decía: ‘Andate a dar una vuelta y volvé… [...] Continuar leyendo »

Recomendados de febrero