Nº 530 - Gente como uno

- | 25 de Mayo de 2009 ≈ 20:40 | tamaño de texto | versión para imprimir

por Félix Luna

Imaginemos un día nublado y medio lluvioso, de esos que son tan frecuentes en el otoño porteño. Imaginemos que un vecino resuelve pasarlo junto al río, pescando. Con sábalo o algún bagre, a la tardecita regresa a su casa. Su mujer le pregunta si trae alguna noticia, si vio algo novedoso. El hombre le dice que no: todo lo que hizo fue tirar la línea en las toscas. Ese día podría haber sido el 25 de Mayo de 1810 y ese porteño pudo haber sido uno de los tantos que no se enteró de nada de lo que ocurrió en aquella jornada.

El cabildo abierto del 22 de mayo reunió a menos de quinientos vecinos y Buenos Aires tenía, en ese momento casi 40.000 habitantes. Es decir que sólo el 1 por ciento de la población participó de aquella trascendental reunión en la que se asentaron las bases conceptuales y jurídicas que fundamentarían el relevo del virrey y su reemplazo por una junta designada ­o más bien, asentida­ por el pueblo. Es probable, entonces, que la asamblea reunida más o menos tumultuosamente frente al Cabildo en la mañana del 25 de Mayo, no haya tenido un rating muy superior: 1000 o 1500 vecinos, como máximo. Nuestro pescador habría formado parte, pues, de la enorme mayoría que nada tuvo que ver con la transición del sistema colonial a un régimen nuevo, implícitamente comprometido con la independencia de estas tierras.

Naturalmente, la escasez de participación popular no resta al 25 de Mayo la enorme importancia que tuvo, por varios motivos. En primer lugar, deponer a un representante del rey y reemplazarlo por un cuerpo colegiado era algo insólito y atrevido aunque Cisneros no representara al monarca español sino al organismo que gobernaba en España a su nombre, en vista de la cautividad de Fernando VII. Y aunque esta fuera, en realidad, la segunda oportunidad en que ocurría un hecho como este en Buenos Aires, pues cuatro años atrás una pueblada había exigido la deposición de Sobremonte por su incompetencia y cobardía frente a la invasión inglesa. Pero en 1806 esa verdadera revolución paso casi inadvertida entre las luchas por la Reconquista; ahora, en 1810, el derrocamiento del virrey era el resultado de un tranquilo y racional debate entre unos pocos vecinos, “la parte más sana y principal” de la capital del virreinato.

En segundo lugar, lo que ocurrió el 25 de Mayo fue muy importante porque de algún modo significó la presencia activa de los militares criollos en el proceso político. Las milicias populares que se habían levantado en Buenos Aires desde 1806 estaban compuestas por criollos y por españoles, divididos en regimientos según sus lugares de origen. Pero en esos cuatro años se habían vivido procesos muy diferentes en los cuerpos peninsulares y en los criollos. Aquéllos estaban integrados por comerciantes y artesanos, para quienes el oficio de las armas era una molestia; los criollos, en cambio, por ser pobres, se habían tomado muy en serio sus nuevas profesiones de soldados, vivían de sus sueldos y raciones y concurrían puntualmente a los ejercicios. En poco tiempo adquirieron una capacidad de fuego temible y esta superioridad se vio en enero de 1809, cuando Liniers reprimió fácilmente, con su ayuda, el conato de golpe organizado por el alcalde Alzaga. Ahora, en mayo de 1810, fueron los Patricios quienes hicieron la guardia de la Plaza, dejando entrar a los adictos y rechazando suavemente a los adversarios. Los “fierros” los tenían los regimientos criollos y esta circunstancia fue decisiva para apurar el derrocamiento del virrey Cisneros.

Y una tercera circunstancia notable: tanto en la reunión abierta del 22 como en el compromiso adquirido el 25 de Mayo por los componentes de la Junta, se dejó claramente sentada la necesidad de convocar a los representantes del pueblo de las restantes ciudades del virreinato para que homologaran lo decidido por el de Buenos Aires. Si éste había obrado como lo hizo era por razones de urgencia, como “hermana mayor” ­según dijo Paso­. Pero se reconocía la necesidad de que un paso tan trascendente quedara avalado por el pueblo del virreinato. Y en este reconocimiento venía implícita la idea de federalismo y también la noción de la integridad del virreinato.

De nada de esto, claro está, pudo enterarse el vecino que en la tarde de esa jornada regresó a su casa con un par de pescados colgando de su hombro… Pero seguramente tardó muy poco tiempo en advertir que lo sucedido ese día también involucraba su propia vida. Porque de comienzos tan triviales como el de esta revolución burguesa y municipal, pueden venir consecuencias tan drásticas como la que conlleva la creación de una nueva Nación. Nada más ni nada menos.

Félix Luna
Nota aparecida en Página/3, revista aniversario de Página/12, junio de 1990. © Página SRL

Dejá tu comentario






Comentarios.

  1. Carlos dice:

    A Don Feliz Luna

    Con el respeto al corajudo escritor Don Félix Luna, que todo lo ha hecho desde su escritorio de historiador, poeta e imaginario, escribiendo la historia a su manera a pluma libre, ya que los guapos y verdaderos protagonistas de nuestra historia, que seguramente estaba colmada de ideales, los que hoy se han perdido en el tiempo y que solo ellos y Dios saben la verdad de las honorables páginas nunca reveladas de nuestra historia Argentina…
    Ese recordado 25 de Mayo, tomamos una identidad que es una realidad, desde allí conocimos la libertad y nos transformamos en ARGENTINOS.
    Todo lo que sea peyorativo, queda a cargo del libre pensamiento que usufructuó siempre Don Feliz Luna, heredado por obra de esos guapos gauchos y revolucionarios pacíficos, que nos dieron un honroso 25 de Mayo como el día de la Patria, “hoy Argentina”, y que según el escritor, fue una revolución burguesa y municipal…
    Tal vez le hubiera gustado escribir con ironía y sensacionalismo, que había 38.000 muertos en la revolución, y no fue así, ya que los gauchos Argentinos nativos e hijos de Españoles, dieron un ejemplo al mundo, que la libertad no se logra con sangre derramada inútilmente entre hermanos. Solo se logra con coraje e inteligencia, que es la actual esencia de los ARGENTINOS, que lo fueron y lo son siempre, Hombres de Paz….
    Respetuosamente

    Carlos Fortunato Peralta
    En el día de la Patria 25-05-2009

    LA GRAN DIFERENCIA
    Quienes escriben la historia solo arriesgan su tiempo y un poco de tinta…
    Los que hacen la historia mayormente arriesgan su vida…

  2. Mario dice:

    Me parece que el Dr. Luna se olvida de algo. El 25 de mayo, la Legión Patricia (un cuerpo de milicias de más de 3000 soldados… sí, una milicia popular integrada por el 10% de la población) estaba acuartelada en la Manzana de la Luces (sede de la Junta de las Temporalidades) para apoyar la constitución de un gobierno de la Patria.

  3. Nombre…daniel Sabattino dice:

    Mensaje…que nos queda, aqui parainsertar , como comidilla, a este relato, tan fascinante, como , nos tiene acostumbrado Felix Luna , a hacernos amar nuestra historia, de una forma , pura, llana, comprensiva,con un matiz de reflexiòn y profundidad intelectual, de quien suficientemente ,bien informado, nos saca, del libro de lectura, del primario, del secundario, de la universidad, y nos dà una visiòn,precisa, amena, hasta sanamente divertida, y refelexiva, de un hecho, que cambio, un sistema por otro, que genero las bases de nuestra Repùblica, por unos pocos audaces que con decision y firmeza, formaron a esa incipiente Cofederaciòn de hermanas mayores y menores. Gracias, otra vez Felix Luna, desde donde te encuentres, y vannnnnn……
    daniel sabattino info@sabattino.com.ar

  4. juan 8 deoctubre dice:

    Lo importante es saber nuestro pasado con ello estaremos mas en nuestro presente

  5. juan carlos espeche gil dice:

    Muy bueno, solamente remarcaría que no nos dejaron, o no supimos, o no nos dió el cuero como para mantener la integridad del que fuera el Virreynato y seguir más allá, con la unión en una Nación de Repúblicas que Bolivar, Artigas y tantos otros, como SanMartin que dijo ” mi patria es América”. Hay muchas Hipanoaméricas unas más grandes, otras más chicas y otras diminutas…y una sola Lusoamérica enorme que ya inicia el camino de hacer valer su peso en el mundo, con o sin Hispanoamérica. Somos argentinos( y a mucha honra) porque no pudimos ser nacionale de América del Sur. de la Patria Grande,{unica posibilida de independencia real para todas las Patrias Chicas)

  6. PB dice:

    Lo importante es saber nuestro pasado con ello estaremos mas en nuestro presente

  7. daniel sabattino dice:

    Es verdad notablemente cierto el contraste que identifica , esteamigo cibernauta,dado por el comentario de un hombre tan vinculado a la Paz , comolo es el sr, Carlos Peralta , presidente , de una de las pioneras, organizaciones y misiones de la paz , en Argentina y desde allì proyectada al mundo,desde Suiza, Italia y España, del hoy tan convulsionado, y tan lleno de fomento al enfrentamiento, al odio , a la guerra, que sus palabras son un bàlsamo, a la reflexiòn como la del genial escritor , Don Felix Luna, quien es verdad , de inmejorable , pluma, de agudas frases, buscador incansable de bibliotecas, en honor y encuentro de la verdad, y su compañéra fiel la Etica, pero quizàs alejado , de la realidad de los verdaderos revolucionarios que estuvieron prontos y dispuestos a la revoluciòn en paz, en esa primera instancia, inicialmente, aunque luego, las internas del federalismo, identificados en Urquiza y Rosas, nos diò, miles de compatriotas muertos, en una lucha fraticida, que paradojamente, el mismo amor a la Patria,nos unia y nos diferenciaba y distanciaba, con un color sangre, dificilmente de borrar,hecho que solo lo da el paso del tiempo y la comprension de una mirada màs serena y reflexiva de los hechos ya sucedidods, pero desde distintas opticas, entoncesen esa amiga llamada la comprensiòn , su compañera ideal de ruta, en ese momento, fue delegada y olvidada. Mis venturosos augurios a la critica de Don Carlos Peralta y a los consabidos y filosos (como espada triangular de los Celtas) comentarios de don Felix Luna, porque ambos nos llevan al camino de la reflexiòn,…..en paz..Daniel Sabattino info@sabattino.com.ar

  8. noelia dice:

    que texto!!!me encanta como escribe FELIX LUNA…un gran ejemplo que no merece ser olvidado

  9. iab dice:

    De todos los actos escolares que recuerdo, el más reflexivo y sorprendente: fue aquel 25 de mayo de 2001 cuando mis alumnos de 9 año de la Ex EGB provincial leyeran detenidamente y compenetrados este artículo.
    Durante la lectura ante los padres y alumnos, y luego de finalizar un profundo silencio de eternos segundos precidió al aplauso que perdura en mis oídos.
    Tal vez, duró tan sólo esa tarde, en ese aplauso, en aquellas personas el necesario pensamiento maduro de un pueblo que hoy clama reivindicar la historia, apropiarse de su destino y aceptar su responsabilidad como Nación Independiente.

    Muchas gracias por publicar este artículo de Félix Luna.

Recomendados de septiembre