Artículos de Junio de 2010.

Nº 636 - Un marqués revolucionario

29 de Junio de 2010 ≈ 12:19 | tamaño de texto | versión para imprimir

Una historia de película vivida durante la Guerra de la Independencia en el norte argentino.

Las cenizas del marqués revolucionario descansan desde hoy en la catedral jujeña.

Juan José Fernández Campero, español de sangre azul, traicionó a su ejército y se unió a los criollos.

Nació con un título de nobleza y llegó a tener más de 3 millones de hectáreas. Traicionó a la Corona española en plena batalla, se unió a los patriotas, puso su fortuna a disposición de la causa revolucionaria americana, fue encarcelado y torturado. Murió en Jamaica, a miles de kilómetros de su jujeño Yavi natal. Después de 190 años, el marqués de Yavi es repatriado con honores.

Hoy sus cenizas llegan a la ciudad de San Salvador de Jujuy y podrá descansar definitivamente en la tierra por la… [...] Continuar leyendo »

N° 635 - La noche que empezó la Guerra Fría

24 de Junio de 2010 ≈ 16:35 | tamaño de texto | versión para imprimir

Por Juan Forn

Anna Ajmátova creyó hasta el día de su muerte que la Guerra Fría había empezado por su culpa, la noche del 25 de noviembre de 1945. Para Stalin, Ajmátova era una excrecencia del pasado prerrevolucionario, mitad monja, mitad puta en celo, y desde 1921 le tenían prohibido publicar sus poemas. Pero los soldados rusos se los sabían igual de memoria. Por esa razón, en los momentos más difíciles de la guerra, bajó desde el Soviet Supremo la orden de que Ajmátova recitara sus poemas por radio para levantar la moral de la nación. La guerra se ganó, los intelectuales evacuados de Leningrado volvieron a la ciudad en ruinas y, en noviembre de 1945, llegó a la URSS una comisión cultural británica cuyo velado propósito era… [...] Continuar leyendo »

N° 634 - La ola de perfume verde

21 de Junio de 2010 ≈ 11:42 | tamaño de texto | versión para imprimir

Por Roberto Arlt

Yo ignoro cuáles son las causas que lo determinaron al profesor Hagenbuk a dedicarse a los naipes, en vez de volverse bizco en los tratados de matemáticas superiores. Y si digo volverse bizco, es porque el profesor Hagenbuk siempre bizqueó algo; pero aquella noche, dejando los naipes sobre la mesa, exclamó:

-¿Ya apareció el espantoso mal olor?

El olfato del profesor Hagenbuk había siempre funcionado un poco defectuosamente, pero debo convenir que no éramos nosotros solos los que percibíamos ese olor en aquel restaurant de después de medianoche, concurrido por periodistas y gente ocupada en trabajos nocturnos, sino que también otros comensales levantaban intrigados la cabeza y fruncían la nariz, buscando alrededor el origen de esa pestilencia elaborada como con gas de petróleo y esencia de clavel.

El dueño… [...] Continuar leyendo »

N° 633 - Cuando a Jesús le robaron su día

16 de Junio de 2010 ≈ 11:11 | tamaño de texto | versión para imprimir

(Un escrito inédito de Salvador Ferla)

El calendario litúrgico marcaba ese año, para el jueves 9 de junio, la festividad de Corpus Christi. El comando eclesiástico, alterando una tradición de siglos, resolvió transferir la celebración al sábado 11.
Se pensaba darle al acto grandes proporciones para convertirlo en una categórica manifestación de repudio al gobierno. El papel de pivote en la lucha contra Perón, que durante 10 años había cumplido, sin resultado, el Partido Radical, pasaba a desempeñarlo ahora la Iglesia Católica.

Con esa manifestación, radicales, conservadores, socialistas y comunistas, pensaban conmover los cimientos del régimen dándole popularidad a la conspiración. Se reconstruía así la Unión Democrática de 1945, con el aporte de la Iglesia, que ponía la estructura y una mística renovada e intensa.
Socialistas y comunistas estaban ufanos de contar con Cristo… [...] Continuar leyendo »

N° 632 - Un samurai en la morgue

11 de Junio de 2010 ≈ 0:06 | tamaño de texto | versión para imprimir

Osvaldo Raffo, forense y judoca, con el sable samurai y la imagen de una autopsia atrás, elementos que lo definen. Foto: LA NACION/Rodrigo Néspolo

Por Alejandra Rey, para LA NACION

-Robledo, ¿a cuántos mataste?

-Hmmm, qué sé yo. Como a 30.

Osvaldo Raffo no pudo sostenerle la mirada azul y desangelada. Sabía que el muchacho, de poco más de 20 años, no mentía, pero era escalofriante escucharlo de su boca, sin un atisbo de arrepentimiento y con esa abyecta mueca colgada de sus labios gruesos, como si fuera una baba que pretendía ser una sonrisa.

En el cuarto del servicio médico de la policía de San Martín, en la provincia de Buenos Aires, la parca parecía estar de fiesta, excitada, voluptuosa; flotaba muerte en el aire de ese atardecer aciago de abril de principios… [...] Continuar leyendo »

Recomendados de marzo