Artículos de Julio de 2010.

Nº 644 - Juan Felipe Ibarra

29 de Julio de 2010 ≈ 13:45 | tamaño de texto | versión para imprimir

Por Luis Alén Lascano

La vida del santiagueño Juan Felipe Ibarra recorre la crucial primera mitad del siglo XIX, cuyo derrotero de sangre y fuego trazaron tanto la guerra de la Independencia como la posterior guerra civil.

Integró el Ejército del Norte y fue designado por Manuel Belgrano al frente del Fuerte de Abipones, que mantuvo a raya a los indígenas chaqueños. Fue solidario con Juan Bautista Bustos en el motín de Arequito. Enfrentó a su jefe, Bernabé Aráoz, gobernador del Tucumán, a fin de obtener la autonomía de Santiago del Estero. Para ello contó con la asistencia de Martín Miguel de Güemes. En 1820, consiguió el reconocimiento de su provincia, a la que gobernó los siguientes 31 años.

Cuando sus diputados se unieron al partido porteño… [...] Continuar leyendo »

N° 643 - La Madre de la Patria, María Remedios del Valle

26 de Julio de 2010 ≈ 8:03 | tamaño de texto | versión para imprimir

Texto gentileza del Dr. Rodolfo E. Parbst para la lista Conozcamos la historia

Negra, mujer y pobre, combatió como un soldado más durante la Guerra de la Independencia. Manuel Belgrano le otorgó el grado de Capitana del Ejército.

Murió en la miseria, mendiga en la Buenos Aires del siglo XIX. Un texto contra el olvido. El rescate de un personaje necesario para comprender la Historia argentina

Por Diego Rojas

En 1827, Buenos Aires era una comarca de grandes dimensiones. Según el viajero francés Arsène Isabelle, la habitaban alrededor de noventa mil personas, de las cuales treinta mil eran extranjeros. “Todo anuncia aquí una ciudad comercial, una metrópoli digna de mejor suerte”, aventuraba en un escrito.

No se equivocaría. Sin embargo, en esa época Buenos Aires era aún un pueblo que se ahogaba… [...] Continuar leyendo »

Nº 642 - El fallido intento de implantación de la Revolución Cubana en la Argentina

21 de Julio de 2010 ≈ 9:28 | tamaño de texto | versión para imprimir

A las cuatro de la tarde de un 21 de julio de 1964, en el edificio de la calle Posadas 1168, en pleno Barrio Norte de la Capital Federal, todo volaba por los aires. Este acontecimiento del cual hoy ya no se habla, esconde un trasfondo más complejo que merece ser recordado, pues devela lo cerca que estuvo la Patria de ahogarse en una rebelión marxista, como así también la absoluta desidia y estupidez de nuestro cuerpo social, que como veremos, no es patrimonio exclusivo de nuestros días.

En abril de 1963, durante la presidencia del doctor José María Guido -que había reemplazado al doctor Frondizi- se descubrió de manera fortuita el accionar de un activista identificado como Benito Moya, quien estaba reclutando gente en la frontera con Bolivia, poniéndose en… [...] Continuar leyendo »

N° 641 - Don Segundo Sombra, de Ricardo Güiraldes (Capítulo XXI)

19 de Julio de 2010 ≈ 8:05 | tamaño de texto | versión para imprimir

Del día ya no quedaba más que una barra de nubes iluminadas en el horizonte, cuando, por una lomada, enfrentamos los paraísos viejos de una tapera.

Don Segundo, revisando el alambrado, vio que podía dar paso en un lugar en que dos hilos habían sido cortados. Tal vez una tropa de carros eligió el sitio, con el fin de hacer noche, aprovechando un robito de pastoreo para sus animales. No se veía a la redonda ninguna población, de suerte que el campo era como de quien lo tomara, y los arbolitos, aunque en número de cuatro solamente, debían haber volteado alguna rama o gajo que nos sirviera para hacer fuego.

Hicimos pasar nuestras tropillas al campo y, luego de haber desensillado, juntamos unas biznagas secas, unos manojos de hojarasca, unos… [...] Continuar leyendo »

Nº 640 - El hombre que reveló los secretos de los Andes

14 de Julio de 2010 ≈ 10:35 | tamaño de texto | versión para imprimir

Hijo de un marino mercante y de un ama de casa, Ramos se recibió de geólogo en 1965
Foto: LA NACION  /  Soledad Aznarez

Por Leila Guerriero para LA NACION

El tipo le dijo: “Ramos, va a perder el tiempo. Usted tiene mente para la matemática, la física, ese tipo de cosas”. Ramos le contestó: “Pero a mí me gusta la abogacía”. Y el tipo, que era profesor de matemática, le volvió a decir: “Ramos, piénselo bien”.

Ramos era precoz: tenía 15 años, estaba terminando el colegio secundario, había sido un alumno bueno, pero díscolo -estudiar le tomaba diez minutos y vivía preguntándose qué hacer el resto del tiempo- y, aunque quería ser abogado, después de escuchar la advertencia de aquel profesor decidió que ya que… [...] Continuar leyendo »

Recomendados de marzo