Artículos de Julio de 2011.

N° 733 - Gardel y la lírica

29 de Julio de 2011 ≈ 17:34 | tamaño de texto | versión para imprimir

Se ha escrito mucho sobre Carlos Gardel. Su obra artística y su vida han dado elementos para la reflexión a lo largo del tiempo de todo tipo de especialistas. Sin embargo, el presente trabajo pretende desarrollar una faceta poco conocida del artista: la de su afición por la lírica.

El siglo XX despuntaba. Por entonces, Luis Ghiglione -viejo hombre de teatro que tenía en sus espaldas la administración del Buckingham Palace y el San Martín- había comenzado a constituir una “trouppe de alentadores de artistas”: la famosa “claque”.

Carlos, como tantos muchachos, soñaba con triunfar en escena. De este modo conoció a Ghiglione “Patasanta” (apodo que se había ganado literalmente a las patadas, pues tal era el método que empleaba para imponerse entre sus dirigidos).

Ghiglione también era el encargado de… [...] Continuar leyendo »

N° 732 - El origen de algunas palabras de nuestro léxico popular

26 de Julio de 2011 ≈ 7:38 | tamaño de texto | versión para imprimir

Roberto Arlt murió el 26 de julio de 1942

Por Roberto Arlt

Ensalzaré con esmero al benemérito “fiacún”.

Yo, cronista meditabundo y aburrido, dedicaré todas mis energías a hacer el elogio del “fiacún”, a establecer el origen de la “fiaca”, y a dejar determinados de modo matemático y preciso los alcances del término. Los futuros académicos argentinos me lo agradecerán, y yo habré tenido el placer de haberme muerto sabiendo que trescientos setenta y un años después me levantarán una estatua.

No hay porteño, desde la Boca a Núñez, y desde Núñez a Corrales, que no haya dicho alguna vez:

-¡Hoy estoy con “fiaca”!.

De ello deducirán seguramente mis asiduos y entusiastas lectores que la “fiaca” expresa la intención de “tirarse a muerto”, pero ello es un grave error.

Confundir la “fiaca” con el acto de… [...] Continuar leyendo »

N° 731 - La balada de Domino Harvey, niña bien y cazarrecompensas

21 de Julio de 2011 ≈ 19:35 | tamaño de texto | versión para imprimir

“No conocí a ninguna mujer que tuviera tantas bolas”, dijo Ed Martínez, veterano de Vietnam y rudo cazador de recompensas en Los Ángeles. Se refería a una hermosa muchacha inglesa de 25 años, millonaria y solitaria, que fue disc jockey y diseñadora de remeras en Londres, empleada en un ranch de California, bombera y rescatista en la frontera con México. Le gustaban las armas, su vocación era capturar fugitivos y luchó durante más de una década contra su adicción a las drogas. Su corta y trágica vida fue llevada al cine en 2005.

Por Roberto Bardini

Domino Harvey nació en agosto de 1969 en Belgravia, un antiguo y exclusivo barrio residencial de Londres, considerado el más caro del mundo. De estilo victoriano y cercano al Palacio de Buckingham, es zona… [...] Continuar leyendo »

N° 730 - Enrique Cadícamo

15 de Julio de 2011 ≈ 9:10 | tamaño de texto | versión para imprimir

(15 de julio de 1900 - 3 de diciembre de 1999)

Por José Gobello

[Ver también la Agenda de reflexión Nº 300]

Nació en General Rodríguez, Provincia de Buenos Aires. Su primer libro de versos, Canciones grises”, data de 1926. Aunque puesto bajo la advocación del Alighieri e impregnado de cierta melancolía verlainiana, no se exime de la nota tanguera: «El Pigall ha quedado desierto y bostezando, / enmudeció la orquesta sus salmos compadrones, / las rameras cansadas se retiran pensando / en sus lechos helados como sus corazones». Otros dos poemarios, de acento muy distinto pero de idéntica preocupación literaria, seguirían a éste: “La luna del bajo fondo” (1940) y “Viento que lleva y trae” (1945). Cadícamo ha publicado, además, una novela, “Café de camareras” (1969) y un… [...] Continuar leyendo »

N° 729 - Aunque vengan degollando

12 de Julio de 2011 ≈ 4:09 | tamaño de texto | versión para imprimir

Por Noé Jitrik

Hubo un feliz momento, entre 1960 y 1975 aproximadamente, en el que Europa se fascinó con América latina y, sobre todo, con su literatura, novela y poesía básicamente. América latina era vista no como una tierra de promisión, tal como había ocurrido a fines del siglo XIX y comienzos del XX, sino como tierra dramática cuyas convulsiones parecían irradiar, contradictoriamente, un envidiable resplandor: tierra de revolución por cierto pero, al mismo tiempo, tierra de inversión, por las dos avenidas corrían las imágenes, una y otras despertaban cálidas ilusiones.

La literatura, por su lado, gracias al supuesto despertar -porque nunca estuvo dormida- que llevó el sonoro nombre de “boom”, era sentida como un vibrante deber ser frente a la languidez y el cerebralismo que asfixiaban -eso se creía o… [...] Continuar leyendo »

Recomendados de marzo