N° 984 - Ubaldini y la primera huelga general contra la dictadura

- | 25 de Abril de 2014 ≈ 15:28 | tamaño de texto | versión para imprimir

El autor recupera el histórico paro del 27 de abril de 1979, primera medida de estas características contra la dictadura que ocupaba el gobierno. Entre los principales impulsores de la huelga, se encontraba Saúl Ubaldini.

Por Horacio Bustingorry

El 27 de abril de 1979 se produjo la primera huelga general contra la última dictadura. La organización de la protesta estuvo a cargo del grupo de “los 25″, una de las dos fracciones en que se dividía el sindicalismo argentino. Entre sus principales actores se encontraba el dirigente sindical cervecero, Saúl Ubaldini.

El gobierno de facto impulsó un duro ataque contra el movimiento obrero. La abrupta caída del salario real pudo implementarse gracias a la intervención de la CGT, la disolución de las 62 Organizaciones, el encarcelamiento de los principales dirigentes y la persecución, asesinato y desaparición de miles de delegados y activistas. En  ese contexto la resistencia fue inmediata, pero inconexa, y sin una conducción unificada.

Desde 1978 existían dos agrupamientos con enfoques distintos sobre cómo encarar la lucha contra la dictadura. Por un lado estaba la CNT, que manifestaba algunas críticas, pero ante todo buscaba tener un canal de diálogo formal y permanente con el gobierno. Los 25, en cambio, impulsaban un enfrentamiento más frontal.

A fines de ese año, en una cena de dirigentes peronistas, Ubaldini leyó un duro comunicado contra la dictadura. En el documento se reclamaba la libertad de los presos políticos y gremiales y se planteaba que la independencia económica no se consigue bajando los salarios a niveles infrahumanos para lograr que los monopolios se instalen y produzcan a bajas costos para el mercado externo. La intervención de la CGT citó a Saúl Ubaldini para apercibirlo severamente. Estaba todo dado para una medida de envergadura.

El 21 de abril de 1979 los 25 decidieron convocar a una jornada de protesta entre las 0 y las 24 horas del día 27. El gobierno reaccionó rápidamente e intimó a los dirigentes a comparecer a la Dirección Nacional de Relaciones Laborales para responder un cuestionario. Les preguntaban si integraban el grupo de los 25 y si estaban al tanto del paro y de la violación de disposiciones vigentes que esa medida significaba. Se les requirió también la opinión sobre la huelga y qué actitud tomarían frente a la misma. Ninguno de los interrogados respondió.

El gobierno arrestó de inmediato a todos los sindicalistas. Algunos fueron interceptados cuando se retiraban, otros en un bar cercano y los últimos en operativos ulteriores. Se los llevó al Departamento de Policía y posteriormente fueron alojados en la cárcel de Caseros. Además del dirigente cervecero quedaron detenidos Roberto García (taxista), Carlos Cabrera (mineros), Gerónimo Izzeta (municipales), Fernando Donaires (papeleros), Raúl Crespo (SUPE), Roberto Digón (tabaco), Rodolfo Soberano (molineros), Raúl Ravitti (ferroviario), José Rodríguez (Smata), Enrique Micó (vestido), Jorge Luján (vidrio), Demetrio Lorenzo (alimentación), Natividad Serpa (Obras Sanitarias), Delmidio Moret (Luz y Fuerza), Víctor Marchese (calzado), Alberto Campos (UOM) y Benjamín Caetani (aceiteros).

El día 24 un comité de huelga clandestino ratificó la huelga. Al reclamo general le sumaron la libertad de los detenidos. Ante los habeas corpus presentados, el gobierno respondió que los sindicalistas habían infringido la ley 21.400 que prohibía las huelgas. Con todo, tres días después la medida fue llevada a cabo.

Los reclamos fueron varios. Se convocaba a los trabajadores a realizar una protesta en todo el territorio nacional en demanda de la restitución del poder adquisitivo del salario, la plena vigencia de la ley 14.250 de Convenciones Colectivas de Trabajo, en oposición a la reforma de la ley de Asociaciones Profesionales y de Obras Sociales y en favor de la normalización sindical. El acatamiento no fue total per tuvo importantes repercusiones. Afectó principalmente al cinturón industrial del Gran Buenos Aires, a las ciudades más importantes del interior del país y a fábricas como Celulosa Argentina, Chrysler, Santa Rosa, Mercedes Benz, Aguila Saint, Peugeot, Citroën, y La Cantábrica. Las líneas Roca, Mitre y Sarmiento quedaron completamente paralizadas.

El gobierno acusó el golpe. La dictadura duró algunos años más pero ya mostraba fisuras en su aparente poder omnímodo. Varios días después, y luego de intensos reclamos en el país y en el exterior, los dirigentes fueron liberados. Una vez en la calle, Ubaldini proseguiría su carrera de resistencia que lo llevaría al secretariado general de la CGT.

Horacio Bustingorry
[Publicado por la Agencia Paco Urondo. Texto gentileza de Guillermo Quinteros]

Dejá tu comentario






Comentarios.

  1. EL RUSO dice:

    Pedraza y Curto también estaban allí ¡Imaginate!

  2. jorge dice:

    -Yo Era muy joven cuando este sindicalista cervecero comenzó su acción pública. Mi visión personal es que era el único confiable luego de la desastrosa experiencia sindical que colaboró en el desgobierno de Maria E. Martinez . Un hombre que , creo, tuvo buenas intenciones pero su entorno se veía borrascoso puesto que el sindicalismo estaba muy desunido. Solía verlo por TV , admirando sus agallas, y no sé que pensaba él realmente pero a mi me parecía que su mirada tenía mística y me daba la impresión de que a pesar de estar acompañado, en realidad estaba solo en su sueño. Lo compruebo cuando el ahora Rey de la Democracia , Raúl Alfonsín, dijo refiriéndose al Ubaldini, que “el país no está para mantequitas y llorones”…cuando trataban si mal no recuerdo la Ley Mucci. y El cervecero le contestó : “llorar es un sentimiento, pero mentir es un pecado”.
    Frase que hasta el día de hoy tiene vigencia. Pero debería haber tomado algunas cosas buenas de ese proyecto para manejo interno de la CGT y entendido que el sindicalismo tiene que tener alternancia en el Poder para no llegar al desprestigio actual. Hubiera dado desde el sindicalismo a la política un ejemplo de como se debe actuar en democracia.
    Hubiera evitado de esa manera con el tiempo tener que seguir tiranos y mentirosos como ultima opción.
    En fin…había que estar en ese momento y en esa situación y es probable no era una santo pero quizás sin proponérselo o sin “verlo” le sirvió de base a un grupo de abogados y economistas oportunistas para llegar al Poder político. Universitarios que con el tiempo no han solucionado los problemas y que solo parece que extrañaban los privilegios que otorga la política.
    Con sus virtudes y defectos Para mi marcó un paso importante en la política argentina.
    Con respeto

  3. Carlos dice:

    Lastima que despues Ubaldini no supo distingir entre el gobierno de la dictadura militar y la democracia que llego con el gobierno de Alfonsin.

  4. Leonardo Killian dice:

    Saul Querido…Como nos hacías vibrar cuando estabas en la tribuna.Como te extrañamos flaco

  5. Pablo dice:

    Un Orgullo haber sido participante y protagonista.
    A pesar de los palos y del peligro…habia que enfrentar a la peor Dictadura del Mundo

  6. Claudio Fernandez dice:

    CON ACIERTOS Y ERRORES LOS TRABAJADORES SIEMPRE EN LA RESISTENCIA AL TERRORISMO DE ESTADO. DESDE LOS ALBORES MISMO DE LA PATRIA.

  7. josé antonio germ dice:

    ¡Ah! con este sindicalismo nuestro tan sentidamente cristiano y tan pero tan católico y que en sus históricas filas cual viñas del Señor, ha tenido desde un lobo que no se disfrazó de oveja hasta un pastor que no fue mentiroso. ¡Ay! Saul, lo que fue esa vertiginosa lucha contra aquella dura dictadura como para haber seguido pegando como pegaste , quisiera pensar que venías tan embalado en tu lucha sin cuartel que sin poder frenar a tiempo esa fuerza centrípeta sin nada de inercia y como un descuido cargado de negligencia, te hiciera atropellar y descolocar esa aún débil democracia y llevaras por delante el gobierno de Raúl para finalmente servírselo en bandeja al innombrable de tu tocallo que así te pagara recluyéndote casi en esa oscura oficina de Independencia y Azopardo para así joderte y enjaularte y que aún con tu campera no pudieras ser pantera ni ser leopardo y sí como él, un triste gatopardo. ¿O acaso fue por ese generado entredicho entre su dicho y tu dicho? Cómo no recordar tu hermosa respuesta a esa su pretendida bofetada de que para el País no es hora de mantequitas ni llorones: ” Tiene razón el presidente Alfonsín, a veces me embargan las lágrimas,pero, llorar es un sentimiento y mentir es un pecado.” Me he tomado el lindo trabajo de hermanarte aún más con Carpani y con permiso de nadie más que él, dedicarte esta azulada imagen que considero tu iconografía y esa otra que muestra tu puño batallador calzando entre sus dedos el maldito pucho que finalmente te mató….bueno, no logro pegar ni la una ni la otra. ¡Ay! con Doña Agenda que no me deja explayar gráficamente y difundir así dos fotos más de las obras del inmenso Ricardo Carpani, y no me voy a quejar a Magolla ni me voy a quedar de pie junto a Perón como usted cree caballero Pandra, me voy a quejar a Ongaro. Debe saber usted que si bien viene bien uno que otro comentario, a veces, como ahora, valen más los gestos que las palabras, y esas dos imágenes…….qué quiere que le diga.

  8. beatriz de Iriarte dice:

    Compañeros, participe junto a los compañeros de la lucha real para el LUCHE Y SE VAN por eso reivindico a SAUL UBALDINI y a todos los cumpas con los que salimos a la calle por la DEMOCRACIA, CONQUISTADA POR EL CONJUNTO DEL PUEBLO

  9. Un 27 de abril, hace 35 años | El blog de Abel dice:

    [...] algunos párrafos de la nota de Horacio Bustingorry, que reprodujo mi amigo Alejandro Pandra: “El 27 de abril de 1979 se produjo la primera [...]

  10. Ana Parez Gaviola dice:

    esto es muy valioso, lástima que cuando llegó el gabierno democrático no lo respetó

  11. tano dice:

    Grande Saul Tuvimos el Honor de llevarlo a un acto a la Fac de medicina de la UBA

Recomendados de marzo